Este post lo voy a dedicar a detallar cuáles son las lecciones aprendidas en marzo 2020, lo que afirmo, lo que he hecho bien y lo que he hecho mal para mejorar como profesional e intentar conseguir mi objetivo que es aumentar la visibilidad de esta página en Google.

Creo firmemente en el poder de internet, entre más visibilidad tiene tu marca en la red más posibilidades tienes de que contraten tus servicios. Para ello tienes que adaptarte al nuevo paradigma de esta era digital en la que tienes que compartir contenidos ya que de otra forma es imposible que alguien que no te conoce y que puede estar en la otra parte del planeta sepa quién eres y lo que sabes hacer bien.

Lecciones aprendidas marzo 2020:

Planes de contingencia mal hechos por mi parte ya que no contemplaba una crisis de este tipo

Los planes de contingencia que había preparado hasta el momento con la ISO 27001 estaban enfocados en la continuidad del negocio de las empresas como consecuencia de cualquier evento que impactase en su sistema de gestión de la información, en su infraestructura o en su forma de trabajar y que dejaba a una empresa con un servicio/producto muy degradado pero siempre con la posibilidad de que fuese la propia empresa la que levantase sus sistemas de información para que ese servicio/producto llegase hasta a su normalidad.

Pero esto que ha ocurrido con el COVID-19 es algo completamente distinto.

Este virus a lo que está atacando es al sistema económico del mundo tal y como lo conocemos hoy.

Está afectando a que la gente no pueda salir a la calle a consumir, a que los restaurantes, comercios y hoteles tengan que cerrar, a vernos obligados a cancelar la llegada de turistas…

Por muy bien armado que estén tus procesos y tu infraestructura si lo que se cae son tus clientes o los clientes de tus clientes es como un dominó cuando cae la primera pieza y comienza una cadena de caídas inevitables.

Esta situación le ha sorprendido a casi todo el mundo desprevenido y sin saber bien qué hacer, cómo empezar a calcular posibles pérdidas, cómo impacta eso a los costes fijos y la plantilla de personal, cómo reducir personal, cómo comunicarlo, etc.

Por lo tanto la lección aprendida en marzo 2020 es primero planificar una formación con ISO 22301 (Continuidad del negocio) y quizás un Análisis de Impacto del Negocio, para luego incorporar estos conocimientos a los planes de contingencia que estaba desarrollando.

Que afirmo

  • Qué tremendamente frágil es el ser humano y nuestro sistema económico:

Hoy, un mes después de haberse comunicado el estado de alarma en España, lo sigo pensando y me parece un pesadilla, algo que realmente no puede estar pasando pero desgraciadamente sí que está ocurriendo.

Como un virus biológico tumba todo un sistema económico.

Como nuestra sociedad desarrollada en pleno siglo XXI no puede hacer nada ante ello y le cuesta horrores contener la situación sin que se destruyan cientos de miles de puestos de trabajo, pérdidas en el Producto Interior Bruto de todos los países del mundo y generar una incertidumbre bestial y muy posiblemente una crisis sin precedentes después de la ocurrida en 1929.

No tengo ni idea de cómo vamos a salir todos de esta.

Muchos dicen que esto será una oportunidad para reinventarse, y es cierto que a mí también se me ha ocurrido algo, pero ¿a qué precio?

También he escuchado y leído mucho que esta situación va a cambiar nuestra forma de ver la vida y muchos de nuestros valores éticos. Creo que sí puede ocurrir esta transformación, pero principalmente en personas, que por desgracia, les haya tocado de cerca como el COVID-19 se lleva a un familiar.

Pero, para el resto de las personas que por suerte hemos mantenido la salud y seguiremos adelante como podamos, ¿crees que realmente nos va a cambiar esta situación en nuestra forma de ver la vida?, ¿o se nos olvidará en unos cuántos meses como otras muchas cosas se nos han olvidado?

  • Como las personas, ante situaciones críticas, asumimos la realidad de la mejor forma posible

Esta crisis sanitaria está haciendo que muchísimas ilusiones y negocios se hayan ido al “garete”. Y como siempre digo, detrás de cada negocio, hay familias. No solo la familia del director o dueño del negocio sino la de sus empleados también. Cosa que conlleva muchísima responsabilidad.

He tenido la oportunidad de hablar con varios empresarios a los cuales les ha afectado de lleno esta crisis y el denominador común es la “resignación”, asumiendo la realidad de una forma envidiable.

Creo que esta crisis si algo está enseñando a las personas y empresarios es a aprender que existen situaciones que no vamos a poder controlar nunca y que nos van a afectar a nuestras vidas y negocios.

La gran mayoría de los empresarios queremos las cosas y las queremos YA y queremos que nos vaya bien desde el principio.

Pues ahora vino COVID-19 para darnos una lección de paciencia y resignación y además hacernos ver que por muy gran empresario con un gran imperio que uno se pueda creer poseer, un simple virus biológico tumba todo ese imperio durante al menos un buen tiempo.

  • Atender bien a un prospecto y dedicarle tiempo tiene sus recompensas

Si leíste las lecciones aprendidas de febrero 2019 pudiste ver cómo un proceso lo teníamos muy mal planteado y eso nos llevó a dedicarle muchísimo tiempo en relación a una solicitud que nos realizó una persona para implementar un plan de calidad en su negocio.

No obstante, decidimos invertir tiempo y esfuerzo en aportar nuestra mejor solución a este prospecto y finalmente en marzo, y casualidad que fue el día en que se declaró el estado de alarma, firmamos el acuerdo convirtiéndose esta personas en cliente nuestro.

Una vez más confirmo en que siempre vale la pena atender bien a toda persona que nos solicita ayuda, por perdido que esté en relación al servicio que está solicitando. Entre más ayudas a la gente mejor te va a ir.

Esto, más que una lección aprendida en marzo 2020, es una afirmación porque de verdad que así lo creo.

  • Hablar con los suscriptores de tu lista de correo te ayuda mucho a tener nuevas ideas y posibilidad de crear nuevas alianzas estratégicas

Durante el mes de febrero envié un correo a todos los suscriptores de este blog para colaborar de forma conjunta en la implementación de ISO 9001 en Latino América.

El resultado fue muy positivo, me escribieron un total de 72 personas y hablé con muchas de ellas. Eso me ayudó a saber que tengo la suerte de contar con excelentes personas que están suscritas a mi lista de correo, con ganas de colaborar conmigo y darme incluso nuevas ideas de negocio. Muchísimas gracias si estás leyendo esto y eres una de estas personas.

Seguiré poniéndome en contacto con todos ya no solo mediante la newsletter, sino planteando alianzas de este tipo siempre que pueda.

  • Entre todo lo malo que está trayendo esta crisis sanitaria con el COVID-19 me llegan comentarios como este que me animan a seguir escribiendo en el blog. Estoy convencido de que el beneficio de este esfuerzo irá llegando poco a poco.

testimonio 1 en IVE Consultores

testimonio 2 en IVE Consultores

Qué he hecho bien

  • Organizarme lo mejor que he podido para trabajar en casa.

El no poder salir a trabajar a la oficina y quedarme en casa con mi mujer Pino y Lara, mi peque de 22 meses, está siendo una prueba de fuego para poder seguir trabajando 08 horas al día.

Decidí desde que se decretó el estado de alarma y el posterior confinamiento el trabajar desde las 09h a 13h y de 22h a 02h, para poder ayudar por las tardes a cuidar a Lara y descargar un poco a Pino.

La primera semana lo cumplí cada día, pero la segunda semana comencé a fallar algún día. Ya iré viendo si puedo seguir este ritmo o tengo que cambiar.

Qué he hecho mal

  • La productividad en casa no es cómo estar trabajando en la oficina

Me ha costado bastante adaptarme a volver a trabajar en casa y el tiempo que tengo que dedicar para hacer y terminar algo creo que se ha triplicado. No trabajaba en casa desde el año 2014-2015 cuando comencé a trabajar por cuenta propia con este proyecto.

Pero antes me quedaba solo en casa y ahora estamos Pino, Lara y yo.

Con lo cual ahora hay más ruido y más interrupciones.

Pero bueno, esto es algo que también tengo que aceptar. Además, si lo miro de forma positiva, hacía muchos meses que no pasaba tanto tiempo con Lara.

Para aumentar la visibilidad de esta web en Google tengo que hacer mediciones de este proceso dentro de la estrategia y lo voy a hacer mediante la medición de estos indicadores:

Visitas a la web durante el mes de marzo 2020

pantallazo visitas Google Analytics marzo 2020

Un 34% más visitas que el mes de febrero 2020.

38.175 usuarios visitaron la web.

102.184 visitas a las distintas páginas de la web.

Comparativa febrero 2020 vs marzo 2020

Desglose de visitas en Google Analytics durante el mes de marzo 2020

Visitas de tráfico pagado: 9.938

Visitas de tráfico gratuito: 24.963

Un 80% más visitas de tráfico gratuito que el mes de febrero 2020. La verdad es que esperaba una caída debido al coronavirus, ¡Pero no! Siguió aumentando el tráfico, el esfuerzo de escribir en el blog sigue dando sus frutos.

Hay un dato también importante, 2.000 personas entraron de forma directa en la web. Eso significa que hay muchas personas que ya están conociendo y buscan directamente a IVE Consultores en Google.

Altas de suscripciones a la lista de correo de este mes: 120.

Bajaron los suscriptores porque estoy empezando a dismunir la publicidad en Google de ciertos post que tenían incorporado un Lead Magnet. En abril es muy probable que suba de forma natural este dato.

Y hasta aquí mis lecciones aprendidas en marzo 2020.

Este mes lo recordaré siempre en mi vida y la verdad que no como algo bonito pero hay que seguir adelante.

¡Ánimo!

Foto: Aprendizaje, sugerencia

Fuente: Pixabay