Mantenimiento preventivo y correctivo de la infraestructura ¿Por qué es importante hacerlo?
Hacer un buen mantenimiento preventivo de tus equipos es como llevar una dieta sana y hacer ejercicio tres veces por semana, aumentará la calidad de vida de tu empresa y mantendrá saludable los equipos con los que trabajas.

Todos queremos tener una vida saludable llena de felicidad y todos queremos tener una empresa saludable que se mantenga y crezca a lo largo de los años…

Pues una de las cosas que haz de hacer es cuidar tu infraestructura realizando el mantenimiento que ella se merece para evitar averías y gastos innecesarios en reparaciones.

Antes de entrar en materia quiero comentarte que tras la lectura de este post:

  • te explicaré que es el mantenimiento de un equipo.
  • sabrás cuál es la diferencia entre el mantenimiento preventivo y mantenimiento correctivo.
  • conocerás a qué se le debe hacer mantenimiento preventivo y mantenimiento correctivo.
  • aprenderás quién debe hacer el mantenimiento preventivo y mantenimiento correctivo.
  • te explicaré como controlar y registrar el mantenimiento preventivo y correctivo.

Estoy seguro que por infraestructura sabes perfectamente a qué me refiero, no obstante te hago un resumen muy rápido de este concepto:

Por infraestructura de una organización se entiende a los edificios; equipos, incluyendo hardware-software; y todos elementos que nos ayudan a sacar adelante nuestro trabajo en el día a día.

¿Qué es el mantenimiento?

Haciendo uso de la Real Academia Española de la Lengua, define mantenimiento como el conjunto de operaciones y cuidados necesarios para que instalaciones, edificios, industrias, etc., puedan seguir funcionando adecuadamente.

Básicamente existen dos tipos de mantenimiento que podemos realizar: preventivo y correctivo, el primero puede evitar que tengamos que usar el segundo en la mayoría de las ocasiones.

Todos, casi sin darnos cuenta, aplicamos el mantenimiento preventivo a nuestras pertenencias, o es que ¿no llevas el coche al taller para los cambios de aceite? o acaso ¿no limpias y ordenas tu casa?… pues así haces mantenimiento preventivo; realizas unas operaciones y cuidados que permiten que el coche o la casa puedan seguir funcionando adecuadamente.

Diferencia entre mantenimiento preventivo y mantenimiento correctivo

El mantenimiento preventivo se realiza a todos aquellos equipos, maquinaria e infraestructura la cual va a permanecer por mucho tiempo en la organización, requiere de unas tareas periódicas para poder alargar su vida útil y evitar que tenga averías por no conservarlo adecuadamente. El mantenimiento preventivo se planifica y se realiza periódicamente a los equipos de la organización y se realiza antes de que el equipo tenga una avería.

El mantenimiento correctivo se realiza cuando se rompe un equipo, maquinaria o parte de la infraestructura de tu organización y debes repararlo para poder meterlo de nuevo en el ciclo productivo de tu empresa, es decir, para que funcione de nuevo y poder operar con él como estabas haciendo.

¿A qué tipo de infraestructura: equipos, maquinaria debes realizar mantenimiento preventivo y mantenimiento correctivo?

El mantenimiento preventivo de la infraestructura, maquinaria y equipos se planifica y realiza para aquellos elementos cuyas posibles averías pueden significar problemas en el ciclo productivo de tu organización afectando a la calidad del servicio que prestas o el producto que entregas y especialmente cuando puede afectar a la continuidad de tu negocio.

Por lo tanto aquellos elementos que una vez averiados se desechan o se dan de baja y se compran otros nuevos NO les hagas mantenimiento preventivo ya que no tendría sentido.

Aunque no lo parezca, y no se valore en la mayoría de las ocasiones lo suficiente, el mantenimiento preventivo juega un papel importantísimo para determinados negocios. Ponte por un momento en mitad de la planta de producción de una gran imprenta y mira a tu alrededor, todo lleno de grandes máquinas trabajando al máximo rendimiento.

Esa maquinaria necesita ser engrasada, cambios de correas, cambio de determinadas piezas, etc. Un mantenimiento que, aunque implica parar la producción para esa máquina, es completamente necesario para alargar su vida útil. Imagina una avería en ese equipo que implique para el trabajo realizado. Estoy seguro que el tiempo de reparación será mucho mayor y más costoso en tiempo y dinero que haberle realizado el mantenimiento preventivo en los momentos planificados.

Además es muy probable que si surge una avería en una imprenta existan trabajos que no se terminarán y no se entregarán a tiempo con el incumplimiento que eso conlleva de cara al cliente.

… aquellos elementos que una vez averiados se desechan o se dan de baja y se compran otros nuevos NO les hagas mantenimiento preventivo ya que NO tendría sentido

Bien, de momento te he hablado del mantenimiento preventivo destinado a alargar la vida útil de tu infraestructura pero y qué pasa si se estropea un equipo en tu organización, una máquina o cualquier elemento que pertenezca a la infraestructura de la empresa… pues no te quedará otro remedio que repararlo, tendrás que aplicar el llamado mantenimiento correctivo o reparación, es decir, es aquel que se realiza cuando se produce una avería.

¿Quién debe realizar el mantenimiento?

Los mantenimientos preventivos deben de ser realizados por personal cualificado para llevar a cabo esa actividad. En muchas ocasiones podrán realizarlo personal de tu propia organización ya que puede tratarse de simples puntos de engrase en ciertos equipos pero para otros quizás tus trabajadores no tengan las competencias necesarias y debas solicitar ayuda de proveedores externos.

Es posible que ahora estés pensando en los equipos de tu empresa y te estés preguntando… “vale bien hasta aquí pero… ¿y a este equipo qué mantenimiento preventivo voy a realizarle?

La respuesta es fácil, consulta al manual del fabricante. Ahí se indican las tareas de mantenimiento preventivos mínimos y su periodicidad. Puede que no lleve ningún mantenimiento preventivo, o igual sí que lo lleva y no se lo están haciendo en tu organización.

Por lo tanto el mantenimiento preventivo deberás establecerlo en base a las indicaciones aportadas por el fabricante del equipo. Aparte de esos mantenimientos mínimos aconsejados por el fabricante tu organización puede marcarse otras periodicidades (más exigentes) y otros puntos a controlar en el equipo/instalación. Da igual cómo lo hagas, lo importante es que realices el mantenimiento preventivo que tu equipo se merece.

¿Cómo controlar los mantenimientos preventivos y correctivos?

Cuando te hablo de controlar te hablo de que sepas en todo momento qué tareas de mantenimiento preventivo le has realizado a un equipo, en qué fecha y cuando le toca el siguiente mantenimiento preventivo, al igual que el mantenimiento correctivo que has tenido que hacer a tus equipos. Si dejas registrado los mantenimientos correctivos podrás analizar si un equipo está sufriendo muchas averías y quizás es mejor reponerlo por otro nuevo o analizar qué está pasando con él.

Los mantenimientos que establezcas, tanto preventivos como correctivos, debes dejarlos registrados en una ficha de mantenimiento o un documento similar. El objetivo es doble:

1. por un lado estás dejando registros de las tareas de mantenimiento que haces a tus equipos (algo que te van a mirar los auditores el día de la auditoría de certificación

2. por otro tienes preparada la mejor agenda para saber cuándo le toca de nuevo hacer esa tarea que hiciste hoy al equipo (dentro de 1 mes, 2 meses, 3 meses… cuando sea).

Es cómo las tarjetitas que te escribía tu mecánico cuando ibas a realizar el cambio de aceite y colgabas con un elástico de la manecilla del indicador. En ella te registraba los kilómetros que tenía tu coche cuando le cambió el aceite y con cuentos kilómetros le toca el siguiente cambio.

Una ficha de mantenimiento viene a ser lo mismo, un documento en el que haces un listado con todos los equipos que requieren de mantenimiento y en el cual vas anotando la fecha de cuándo lo hiciste y qué le hiciste a ese equipo.

¿Quizás tengas un software o aplicación web para controlar esto? Genial, sácale partido porque seguro que podrás solicitar muchos informes.

Y si no tienes software o aplicación alguna para registrar tus mantenimientos… No te preocupes, créate una hoja de cálculo y divídela utilizando cada hoja para registrar uno de tus equipos, cada equipo o máquina será una hoja. Dentro de cada hoja puedes preparar un formato en el que registres:

<<>> los datos identificativos del equipo a controlar,

<<>> las operaciones de mantenimiento preventivo a llevar a cabo (tareas mensuales de mantenimiento, tareas bimensuales, tareas trimestrales, tareas cuatrimestrales, etc)

<<>> las fechas de los mantenimientos preventivos realizados y por realizar,

<<>> la persona responsable del mantenimiento y cualquier observación que se derive del mantenimiento preventivo realizado.

<<>> las operaciones de mantenimiento correctivo que le hayas tenido que hacer al equipo.

Ahora que sabes algo más de las operaciones de mantenimiento, ¿por qué no te animas a ponerlas en práctica en tu empresa?

Fotografía: Leather tool belt with construction tooling on wooden board maintenance concept.

Fuente Fotografía: Shutterstock